• Cesun Mutual

Reflexiones ante el aislamiento social por Covid-19 “FELIZ 2020 “ ????????

Por Lic.Mabel Julia Giampaolo.

Psicóloga UBA. Integrante del equipo de adultos de CESUN.

Imágenes: Ago Carrera


Frente a todos los augurios, los buenos deseos, los presagios de una fecha tan particular..”2020”, los brindis, las predicciones mágicas o ilusorias, como si fueran fuegos de artificios.... abruptamente nos sorprendió el inesperado desenlace: La Pandemia! Incertidumbre, ambivalencia, inestabilidad, ambigüedad…propia de toda sorpresa. Un mundo que se torna inseguro, la ciencia jaqueada.

Como en La Peste de Albert Camus “los protagonistas son los médicos”. Atónitos, vemos al personal de salud como bandadas de palomas revoloteando por los servicios, los medios, las redes; y todos esperando la palabra que tranquilice, que acote el descontrol, que nos de paz. Como remedio “el aislamiento” y en paralelo un tiempo de arduo trabajo por encontrar el verdadero remedio, ensayo y error, desconciertos y aciertos.

Un aislamiento físico, personal más que social, nunca tan valorada la tecnología como suplencia de un encuentro, ese saludo, ese abrazo, ese nobeso o el empujón en el subte, el colectivo o por la calle, la exteriorizacion afectiva del sentimiento.

Irrumpió la pausa una pausa mundial, pausa de lo cotidiano, de los horarios, de las obligaciones y las diversiones, de los rituales. Casi como diría Freud en Lo siniestro -Unheimlinch- “cuando lo familiar se vuelve extraño” Es extraño mi propio hábitat o el sentir que nos atraviesa?

Los primeros días, casi como unas vacaciones, como un reacomodamiento a un nuevo orden, y de a poco la incertidumbre. La duda, que no se logra solapar y como consecuencia irrumpe la acentuación de los síntomas, desde buscar la transgresión a cada pauta hasta el límite más obsesivo por protegerme de un enemigo abstracto sin localización en un lugar preciso, por eso surge la angustia. Aislarme del aislamiento o aislarme en el aislamiento? La fobia por salir a la calle y encontrarlo o salir corriendo porque no me va a alcanzar?

En la pausa, como si fuese un fallido en el lenguaje, aparece el desconocido que creía conocer en la convivencia, el silencio que no habitaba o que no soportaba habitar, el incómodo aburrimiento y hasta: el no saber qué hacer con ese nuevo tiempo, antes atropellado por las corridas diarias.Y como en todo quiebre, puedo negarlo o buscar un nuevo saber-hacer, allí la trama de la duda, esa incómoda vacilación entre el cómo, dónde, cuándo, por qué, con quién. Tal vez, la pausa, me permite ver la bifurcación de otros caminos, soy sujeto de mi camino o estoy sujetado a él por mi propia historia?La peculiaridad, que cada uno y todo el mundo, se pausa.

Nunca tan deseado ir hasta la plaza de cercanía para el encuentro, jugar, tomar sol o simplemente caminar; se subvierte lo valorado? Lo que creíamos imprescindible se hace prescindible y lo contrario; se corren velos, se hace visible lo invisible.Tal vez la pausa, nos permita elegir una nueva comodidad, una forma diferente de transitar la vida.

Tal vez la pausa, a modo de una ruptura epistemológica (Bachelard, filosofo y poeta francés) nos permita encontrar una fisura que va más allá de la evidencia, conquistar el objeto de la ciencia más allá de la ilusión del saber inmediato. Tal vez la pausa, nos enfrenta al dilema de ser un mero espectador o de transitar el camino. Una lluvia de preguntas en una cuarentena soleada. “Ayer era inteligente y quería modificar el mundo, hoy soy sabio y me quiero modificar a mi” (Rumi, poeta y filósofo persa) Sin prisa, pero en una pausa activa…...Sumergirme y nadar.......



6 vistas
  • Instagram
  • whatsapp
  • Icono de la aplicación de Facebook

© 2023 by Coach.Corp. Proudly created with Wix.com